Dar paso a la vida

Ábrete al presente y a lo que tiene para brindarte, practicalo a diario aunque sientas que no te lo crees, que es tontería, que no funciona y te sientes de la mierda. Abrete aunque sientas que estás yendo contra lo que realmente desearías hacer: tumbarte a llorar, no hablar con nadie, estar encerrada o encerrado en tu habitación.
De pronto y sin previo aviso el movimiento surge, logras observar  la diferencia entre lo que tú eres y lo que son tus pensamientos, ya no te identificas con ellos. Logras ver con claridad la diferencia antes escondida tras la máscara de la identificación y resuelves que realmente no te sucedía nada malo, sólo eran ellos que te mantenían abrumado. Cuando esto sucede es una locura increíble, una paz inmensa. La vida te invita a disfrutar.

Vamos poco a poco…

Anuncios

Asómate a la ignorancia

¿Te imaginas estar al lado de tu compañero/a de cuarto y no saber cómo relacionarte en ese instante? ¿Te imaginas darte cuenta de que todos los recuerdos o creencias que sostienes en ese momento no te sirven para relacionarte en lo absoluto en ese instante?

Las culturas constantemente nos hacen ver la ignorancia como un monstruo al que se debe destruir, cuando la ignorancia es irrelevante, insustancial a la vida, la base de toda sabiduría. La vida constantemente nos está invitando a un FA pero nosotros insistimos en mantenernos en un DO sostenido, como si supiésemos todo, como si nos diésemos por escrito, llevándonos irremediablemente al olvido, a la puerta de salida. Todo es bastante obvio para nosotros y parece que la mayoría de las veces, actuamos así.

Nos enamoramos y ya estamos sintiendo miedo, porque nuestras experiencias nos dicen, nos aseguran que ya sabemos lo que va a suceder cuando realmente no sabemos nada. Tomamos decisiones por otros que ni ellos mismos han tomado y no nos damos cuenta, no lo hacemos porque hacerlo implica abrir nuestras heridas, implican asumir, y muy pocas veces estamos dispuestos a sentirnos vulnerables.
Hemos llevado la paz a una sensación, construimos nuestra identidad y la realidad desde nuestras ideas personales y así pretendemos relacionarnos . El resultado es mucho sufrimiento.

¿Pueden imaginarse tal magnitud de arrogancia? Abanderar todo como que así es, construirte como yo pienso, diferenciarte de mí y buscarte en la diferencia para encontrarnos en la igualdad. Por qué no preguntarte ¿qué sientes? ¿qué piensas? Vamos, construyamos algo juntos, somos la misma cosa expresándose de muchas formas pero, estamos hipnotizados en las formas. Discusiones de ideas.

Pregúntate que queda más allá de lo que crees o piensas cuando dejas de creerlo, pregúntatelo… ¡Touché! ¡No sabemos nada de nada! La vida nos invita a averiguarlo.

 

 

 

Poesía nómada

Sí, me gusta la gente nómada.
un contrasentido de ir para quedarse
en donde los paisajes se convierten en filmografía
que no necesita del séptimo arte
ni estatuas griegas
dignas de retratar.

Sí, me gusta la gente nómada
aunque no signifique
que la otra me gusta menos.
Pero me agrada sentir el hogar
en lo más profundo del corazón.
Sin importar en donde me encuentre.

Sí, me gusta la gente nómada…

 

29425685_1803804166306997_1913019871482871808_n
bosque de pinos

 

 

Poesía

Ya lo decía el físico y escritor Carlo Rovelli,
que en esta vida todo es vanidad,
que lo que queda de nosotros cuando morimos
en si acaso lo real que hayamos consechado
Que a la humildad nada le importa
porque no tiene intenciones.
Sin embargo deseabas las ventadas
que no necesitaban decoración,
pero nunca las tenías.
Deseabas alcanzar la aceptación pero no la obtenías,
y hasta eso convertiste en necesidad.
Sentías escalosfríos por los cadáveres
de los que parecían perdidos para siempre.
Temías convertirte en uno de ellos.
Anhelabas amar, compartir,
pero los demás siempre fueron un terrible espejo
Te preguntabas ¿dónde habías estado todo este tiempo?
pero el dolor seguía apretando fuerte las costillas.

El tiempo volvía a importarte
y sentías que estabas allí esperando el momento
te perdías entre tiempos, colores caobas de las paredes,
libros viejos y estantes oxidados.
Ellos parecían regalarte un espacio,
ese apetito de espacio que anhelaba tu alma.

 

 

Estamos Completos

img_20180423_133816

A veces nos pasamos la vida queriendo hacer tantas cosas y sólo porque creemos que hacerlas nos convierte en “alguien” y nos da valor. Así vivimos ufanándonos de ser lo que realmente no somos y nos despistamos de nuestro verdadero yo, ponemos nuestra atención en la representación y no en lo que ella implica, cuando en realidad nuestro verdadero valor es intrínseco, valemos por el simple hecho de ser y eso es suficiente.
Aceptamos estudiar lo que no nos gusta realmente pero nos parece aceptable porque “seremos alguien” en este gran sueño y eso dará valor a nuestras vidas, aceptamos un trabajo que resulta ser agobiante y nos mantenemos en él porque le da valor a nuestras vidas, pero no nos detenemos, y no estoy diciendo que sea esta la única razón por la cual nos mantenemos en un trabajo que no nos agrada o estudiamos algo que nos parece aceptable, pero una u otra razón, son falsas.
No nos brindamos el tiempo de “estar vacíos” cuando así es que llegamos al mundo, pero en realidad eso que llamamos “vació” es nuestra completitud, porque no necesitamos más y porque lo demás viene por agregado. Y sí, somos responsables de nosotros mismos, de quien representamos en este mundo pero, que el hacer no tenga origen en nuestro miedo o nuestra creencia, sino en nuestra completitud.
Que el hacer nos de gusto, que nos haga feliz porque estamos completos y no necesitamos nada que nos de valor porque eso ya lo tenemos. Con esto comenzamos a hacer las cosas diferente, dejamos tiempo para dedicarnos a lo que realmente nos gusta o apasiona, sin importar si a otros les agrada o no porque no hacemos daño a nadie, elegimos un trabajo más conveniente para nosotros sin importar si a otro le gusta o no, somos naturales y auténticos sin importar si a otros les agrada o no, porque sabemos lo grandioso que somos y reconocemos ese mismo valor en los demás aunque esté dormido. Jugamos a ser quien queramos.

Con la calma y el silencio el hacer viene solo, ponlo a prueba, pregúntate alguna vez: ¿Qué me gustaría hacer que no provenga de una opinión externa ni de una creencia, sino que sea por puro placer?

¡Pon en marcha todos los mecanismos para hacerlo!

Y así damos la bienvenida a este nuevo blog…

El camino a encontrarse está lleno de tropiezos y dudas, de miedos y falta de certeza, pero cada uno de ellos te impulsan hacia adelante, ninguno significa un retroceso aunque por momentos lo parezca. Una vez atravesada la línea no existe punto de retorno: todo te inquieta, todo genera introspección, es un constante diálogo contigo mismo que no agota sino enriquece. Es sinceridad y valentía, es seguridad y saber que si te equivocas estarás dispuesto a comenzar de nuevo y corregir porque aunque haya miedo sólo se siente y se disfruta pero no te limita, expresas lo que deseas porque nadie puede herirte, y si alguien lo intenta no se lo permites.
Adiós heridas emocionales.

Como se da la bienvenida al sol en el amanecer o a un bebé al nacer porque celebramos la vida, ese pequeño pero grandioso suspiro, damos la bienvenida a este nuevo blog, que no es sólo mío, es nuestro. Les doy un saludo compartiendo algo breve que escribí hace un tiempo y al releerlo realmente me agradó como en aquel momento cuando lo escribí.

¡Espero realmente puedan disfrutarlo!

 

Bosque de Pinos
Esta foto la tome en una de mis tantas aventuras y encuentros con la naturaleza.